Como venimos señalando, el 23 de enero se produjo un cambio en la situación política en Venezuela. A partir de la autoproclamación de Juan Guaidó como “presidente encargado”, y el automático reconocimiento por parte de EEUU, desconociendo al legítimo presidente Nicolás Maduro, el ataque desde el frente externo fue tomando cada vez más fuerza (ver http://venceremos-arg.org/2019/02/06/lineas-urgentes-para-venezuela/). La fecha no fue elegida al azar, sino incluso de modo provocador, dado que además de realizarse una concentración chavista, ese día se conmemora en Venezuela el derrocamiento del dictador Marcos Pérez Jiménez en 1958.

Al reconocimiento de Donald Trump, le siguieron varios gobiernos serviles al imperialismo yanqui encarnados en los gobiernos de Argentina, Colombia, Chile, Paraguay, Brasil, Ecuador, Panamá y Guatemala. A estas se sumaron el reconocimiento de Luis Almagro Secretario General de la OEA. Sin embargo, la sesión plenaria de dicho organismo no logró el consenso necesario para dar respaldo institucional a Guaidó. Lo mismo sucedió en la ONU donde el reconocimiento se mantuvo a favor de Maduro. El apoyo hacia el presidente del gobierno bolivariano se encuentra principalmente en Rusia, China, Italia, Turquía, México, Bolivia y Cuba.

A nivel interno, se ha demostrado en estas semanas que Guaidó es un “presidente encargado” sin poder real. Si bien el día en que se autoenvistió de presidente y la oposición pareció recuperar fuerza callejera, las movilizaciones en su favor han ido decayendo en los últimos días como muestra la realizada el 30 de enero donde apenas lograron reunir alrededor de 2 mil personas. A su vez, la propia oposición ha salido con críticas a la jugada realizada por el presidente de la Asamblea Nacional. Henrique Capriles, antiguo candidato a presidente contra Chávez, criticó la acción de proclamación de Guaidó planteando que no hay bases materiales para realizarla. A su vez, Claudio Fermín, jefe de campaña de Henri Falcon (también candidato a presidente por la oposición), declaró que la acción de Guaidó es inapropiada e incluso señaló que quedaba “expuesto a un escenario inexistente” sin bases sólidas que lo apoyen, dado que “hay un presidente en Miraflores” (refiriéndose a Maduro). Efectivamente, tal como reconocen otros miembros de la oposición, a Guaidó sólo lo sostiene la estrategia impulsada por los EEUU. Entre las medidas en su favor, además del reconocimiento, el Departamento de Estado el control de bienes, activos y propiedades del gobierno venezolano en cuentas bancarias en Estados Unidos.

Esta situación, que repercutió en términos internacionales generando alineamientos a un lado y otro, llevó a una iniciativa para discutir la situación en Venezuela convocada a instancias de Uruguay y México que se declararon países neutrales, a realizarse en la capital uruguaya a principios de febrero.

¿Diálogo o intervención?

El 7 de febrero se llevó adelante la reunión en Montevideo propuesta por Uruguay y México para lograr el diálogo entre la oposición y el gobierno de Venezuela. Allí se reunió el Grupo Internacional de Contacto (CIG) por Venezuela. La propia existencia de esta cumbre, alternativa a la iniciativa de EEUU y con presencia de la Unión Europea, da cuenta de las contradicciones que existen entre las potencias y demás países, en lo que refiere a la intervención sobre Venezuela. En la cumbre nuevamente las diferencias volvieron a emerger de acuerdo a los alineamientos internacionales a favor o en contra. La posición de la Unión Europea, expresada a través de Federica Mogherini, alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad  fue la de realizar una convocatoria a elecciones anticipadas, y permitir la “ayuda humanitaria”. Por otro lado, la propuesta alternativa, impulsada en un principio por Uruguay, México y las naciones del Caricom, plantean el denominado “Mecanismo de Montevideo”, una propuesta que llama al diálogo entre el gobierno de Maduro y la oposición, que no necesariamente implica en la convocatoria a nuevas elecciones para la presidencia. Lamentablemente, Tábare Vazquez cambio la posición expresada en la necesidad de diálogo, y se plegó al pedido de la UE en el planteo de elecciones “libres”.

La declaración final del CIG es claramente de carácter injerencista estableciendo entre sus indicaciones la convocatoria a elecciones, el envío de ayuda humanitaria y el envío de un equipo técnico para analizar la situación. Dicha declaración no fue firmada por unanimidad, dado el rechazo de Bolivia, México y el Caricom, por señalar que la misma contiene aspectos que hacen a la intervención extranjera en la política soberana de Venezuela. Esta declaración avanza en la orientación que sostiene EEUU, quien a través de la ayuda humanitaria aspira a generar una “cabeza de playa” para dar apoyo material a la oposición e incluso contar con una puerta a través de la cuál desplegar una fuerza de ocupación.

El 14 de febrero la OEA realizará una conferencia mundial donde se discutirá la situación de Venezuela y sobre la que siguen considerando una crisis humanitaria, cuando en realidad detrás de esto están los intereses de los EEUU por apoderarse de los recursos naturales venezolanos. Por supuesto, no hay ninguna incorporación del factor de sanciones económicas o de bloqueo que generan las condiciones para las dificultades económicas en el país bolivariano. Por su parte, Rusia anunció que presentará un proyecto de resolución para presentar en el Consejo de Seguridad de la ONU.

La ayuda humanitaria como caballo de Troya

A fines de enero el gobierno norteamericano anuncio el nombramiento de Elliot Abrams, como enviado especial para liderar los esfuerzos en torno a la situación de Venezuela. Este ex-diplomático es un reconocido halcón que intervino durante la década del 80 en Centroamérica dando apoyo a los contras nicaragüenses, así como defendió y acompañó a los regímenes conservadores de Guatemala, Honduras y El Salvador en esos años que desarrollaban una implacable represión para mantenerse en el poder. Mismo papel jugó en el soporte de los contra iraníes. Entre las acciones en Nicaragua, desarrolló a través de la ayuda humanitaria, lograr hacer pasar armas en cajas que llevaban medicinas a los grupos contras. Este esquema es uno de los que más preocupaciones generan a partir del avance propiciado desde afuera, en el intento por llevar ayuda humanitaria de parte de los organismos internacionales. Guaidó, siguiendo las directivas de EEUU anunció 3 posibles lugares para el ingreso de dicha ayuda. Por un lado, el paso fronterizo de Cúcuta con Colombia, la frontera sur con Brasil y alguna isla del Caribe.

Por su parte, el pueblo bolivariano se encuentra movilizado demostrando que hay un fuerte rechazo a cualquier intento de violentar su soberanía. Numerosas concentraciones de millares de personas se han realizado en los Estados de Apure, Barinas, entre otros, como en la misma Caracas. El gobierno de Maduro, a su vez, viene realizando diferentes acciones de fortalecimiento de las FANB, demostrando su disciplina, solidez y unidad en la defensa del gobierno, recorriendo regimientos y realizando actos militares. También se ha hecho una nueva convocatoria para formar 50.000 unidades de defensa chavista. La movilización popular, la unidad política de sus organizaciones y la consolidación de la alianza cívico militar son las bases sobre las que se sustenta la incapacidad de la derecha para quebrar al chavismo. En febrero están planificados una serie de ejercicios militares en el Bicentenario de Angostura que además contarán con la participación de fuerzas militares de Rusia y China.

A esta preparación del pueblo venezolano debemos acompañarla con toda la solidaridad internacional. Todos los actos, movilizaciones y demostraciones que podamos realizar son fundamentales para demostrar una consecuente política internacionalista, y así contribuir a romper el cerco mediático mostrando que Latinoamérica está unidad desde abajo contra el imperialismo.

¡Abajo el golpe de estado en Venezuela!
¡Fuera yanquis de América Latina!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresá tu comentario
Por favor, ingresá tu nombre aquí