Los comicios de medio término devolvieron la mayoría de la Cámara de Representantes al Partido Demócrata pero los republicanos lograron retener el Senado. Los motivos de un retroceso en pleno boom económico.

Resulta a primera vista dificil dimensionar con exactitud los alcances de las elecciones legislativas norteamericanas. La “ola azul” le arrebató a Trump -algo bastante anticipado por las encuestas- la mayoría en la Cámara de Representantes. Sin embargo, el presidente mantuvo el Senado (solo se renovaban 35 de 100 bancas y 26 a renovar eran democrátas) y el voto predominante en los estados rurales. La nueva composición parlamentaria coloca al país en un virtual bloqueo legislativo, donde cada cuerpo puede frenar las iniciativas del otro, lo que obligará a Trump a negociar particularmente para la aprobación del Presupuesto y limitará su capacidad de acción.

La elección arroja también novedades como el triunfo del primer candidato a gobernador abiertamente homosexual del país, en Colorado, Jared Polis; en tanto, Alexandria Ocasio-Cortez, de Nueva York, se convirtió, con 29 años, en la mujer más joven elegida nunca en la Cámara de Representantes luego de haber desbancado en las primarias a un verdadero “barón” del establishment democráta, mientras que la victoria de Rashida Tlaib en Michigan significó la llegada del primer musulmán al Capitolio. Por un lado, estos resultados expresan que el discurso de odio que el mandatario intentó consolidar durante sus dos años de gestión y especialmente el último tramo de la campaña electoral no logró el efecto esperado, y por el otro, cierto corrimiento a la izquierda del electorado mayormente urbano que sigue siendo canalizado por la estructura del partido democráta. Sin ir más lejos, Ocasio-Cortez integra una linea interna del PD denominada “socialismo democrático”.

Para explicar ese corrimiento electoral, se destacan la participación de los jóvenes que alcanzó un nivel record considerando que se trataba de elecciones no obligatorias. Pero no son pocos quienes relacionan gran parte de ese proceso con el #MeToo y el creciente movimiento de mujeres y disidencias, que libró una gran batalla contra la misoginia del mandatario, sus políticas contra el derecho a decidir y el nombramiento de un juez consevador en la Corte Suprema denunciado por violación.

Por otra parte, la gran sorpresa -que le da expectativas a los democrátas para la próxima elección presidencial- son las derrotas republicanas en los estados del cinturón industrial como Pennsilvania, Ohio, Michigan y Wisconsin, donde Trump se había impuesto luego de explotar el impacto de la recesión en amplias franjas de la clase trabajadora. El resultado sorprende porque EEUU vive una euforia económica con su nivel de desempleo más bajo en mucho tiempo, producto de las reformas impositivas que transfirieron billones de dólares del estado al sector privado, un plan de obra pública y la llegada de capitales por la suba de la tasa de interes. Pero, analizado en profundidad, este boom se ha caracterizado por bajos niveles de reinversión de las utilizadades así como la creación de empleo solo en algunos sectores. La guerra comercial de Trump no abrió una nueva era de esplendor del capital industrial, sino un nuevo ciclo especulativo.

Finalmente, un elemento que surcó la totalidad de la campaña, a impulso del propio Trump, fue la caravana de migrantes -mayormente hondureños- que se dirige desde centroamérica a los EEUU. El presidente norteamericano prometió enviar soldados a la frontera e impedir su paso por cualquier vía. Más allá de la bravuconada imperialista, el jefe de estado de la principal potencia del mundo no puede tapar el sol con la mano: la profundización de la penetración del imperialismo en América Latina y en todo el mundo solo arroja hambre y miseria, obligando a miles y miles a tener que huir en busca de alguna forma de subsitencia incluso a costa del riesgo de perder su vida.

Las elecciones del martes pasado dejan a Trump debilitado en medio de un escenario global surcado por la inestabilidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresá tu comentario
Por favor, ingresá tu nombre aquí