Luego del triunfo electoral del Macrismo en 2017, se especulaba con que los planes para retener la presidencia en 2019 serían una carrera sin obstáculos. Sin embargo con el fuerte impacto de la crisis económica, y el acuerdo con el FMI la imagen del presidente Macri ha comenzado a descender. El Macrismo no ha logrado frenar la resistencia en las calles y el triunfo en 2019 no esta garantizado.

Es por eso, que ni lerdos ni perezosos, los dirigentes del PJ intentan ordenar su fuerza para poder dar una disputa en 2019. Entre ellos se encuentra José Manuel De la Sota, quien fuera tres veces gobernador de Córdoba. Las aspiraciones del “Gallego” no son nuevas y viene trabajando este objetivo desde el 2012, cuando empezó con una fuerte campaña mediática a nivel nacional. Pero este objetivo quedo a medio camino por la imposibilidad de penetrar en la provincia de mayor caudal de votos.

De la Sota sabe esperar los condiciones propicias, y eso lo aprendió en la construcción del PJ cordobés que luego de 16 años de gobiernos radicales se hizo del Poder y nunca mas lo soltó. Hoy su sueño presidencial cuenta con una estrategia clara, producto de una lectura profunda del escenario pejotista. Sabe que para torcerle el brazo al macrismo necesita de un PJ nacional unido. Por eso promueve una gran PASO de los distintos sectores internos.
Los demás contendientes para esa carrera tienen características comunes. Quienes son gobernadores de provincias (Urtubey, Manzur) no tienen grandes estructuras en Buenos Aires. Quienes están mas instalados públicamente (Massa, Randazzo, Solá) y son de Buenos Aires, han salido golpeados en las ultimas elecciones a la vez que carecen de conducciones distritales de fuste a nivel nacional.

Quien mantiene un caudal de votantes propios es Cristina Fernández de Kirchner. Si bien tiene un techo bajo y pocas perspectivas de crecimiento, sigue siendo quien mejor mide entre los referentes peronistas. Es por ello que De la Sota ha iniciado una ronda de conversaciones con referentes de este espacio. Si bien son claras las diferencias que han tenido en el pasado, también han sido socios políticos en Córdoba. Nadie olvida la orden del “Gallego” de bajar la lista de diputados del PJ cordobés para favorecer el triunfo del kirchnerismo en la elección de 2011, los negocios en la obra publica con De Vido, etc.

Cualquier lector podría pensar que se trata de una reunión mas, donde se tantean y luego no logran avanzar en acuerdos. Pero no. El intento de acercamiento entre De la Sota y el kirchnerismo tiene un importante aval político: el de Jorge Bergoglio. El ex gobernador cordobés viajó hace unos meses a Roma a conversar con el Papa Argentino. Se sabe que entre ellos existe una relación personal producto de los vínculos compartidos con Guardia de Hierro y la ayuda de Bergoglio a la familia De la Sota cuando este estuvo preso en plena dictadura. Fue en ese viaje donde cerraron la idea. A los pocos días de regresar al país, “El Hombre” se mostró públicamente con los curas villeros, recorriendo el conurbano bonaerense de la mano del “padre Pepe” José María Di Paola, quien responde directamente a Bergoglio.

También visitó a otros intendentes del conurbano bonaerense como Martín Insaurralde, Gustavo Menéndez y Gabriel Katopodis para convencerlos de su idea: unas PASO del PJ que incluya a los sectores kirchneristas. En esta semana trascendió que la reunión fue con Máximo Kirchner, y que posiblemente haya una a solas con Cristina.

De la Sota cree que Cristina no será candidata presidencial y que eso favorece a su estrategia. Y que los votos de ese sector son los que necesita para posicionarse en la interna. Las diferencias que años atrás parecían insalvables hoy solo son recuerdos, es que los referentes del PJ saben que lo mas importante es mantener “la gobernabilidad” dentro de los marcos del sistema, y el que mejor entienda esto correrá con ventaja frente a otros adversarios. Mientras tanto los trabajadores seguiremos construyendo una alternativa al bipartidismo que se quiere imponer como lo racional pero sigue representando la profundización de la crisis. Tenemos el desafió de seguir construyendo una alternativa anticapitalista, feminista y socialista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresá tu comentario
Por favor, ingresá tu nombre aquí