Palabras de nuestra compañera Marianela “Pini” Navarro en el acto de los movimientos sociales del 1° de mayo.

 

Crónica

En un nuevo aniversario del Día Internacional de las y los trabajadores, los Movimientos Sociales, que representan al sector más golpeado de nuestra clase, también realizaron un acto propio donde conmemoraron las luchas históricas del movimieno obrero y las que se encuentran abiertas en la actualidad ante la avanzada del gobierno de Cambiemos sobre los derechos conquistados.

La cita fue en el monumento al trabajo ubicado sobre la avenida Paseo Colón. Allí se concentraron la CTEP, Barrios de Pie, la CCC y sectores más combativos como el FOL y el FPDS. Desde el año pasado, los movimientos sociales vienen profundizando en mayores niveles de unidad para poner en agenda los problemas principales de las y los trabajadores precarizados y desocupados. Ante el ajuste brutal que viene descargando el gobierno sobre las espaldas de nuestro pueblo, con tarifazos, despidos, paritarias por debajo de la inflación; entre otras medidas, dichas organizaciones han demostrado en la calle la puesta en práctica de la unidad en acción para luchar y defender los derechos de las y los más postergados de la sociedad.

Las jornadas históricas de diciembre, cuando el pueblo se acercó masivamente a la plaza de los dos Congreso para manifestarse en contra de la reforma previsional, tributaria y laboral; tuvieron a estas organizaciones como protagonistas indiscutibles. Además, vienen mostrando un dinamismo y capacidad de movilización que contrasta con el estado de quietud y fragmentación de las principales centrales sindicales. Este dato no pasó desapercibido para el gobierno de Macri que, en clara respuesta, anunció el cierre de los programas Argentina Trabaja y Ellas Hacen que pasan a unificarse en uno nuevo llamado “Hacemos Futuro”. Con el argumento de que los beneficiarios de dichos programas deben terminar sus estudios y ganar independencia de las organizaciones, el gobierno impulsa la baja de puestos de trabajo y un recorte en las obras y mejoramientos que las cooperativas realizan en los barrios más humildes de nuestro país. Con esta medida, además, busca desmovilizar y desarticular la organizacioń gremial de un sector que ha sabido arrancarle derechos a este gobierno. Tal es el caso de la Ley de Emergencia Social aprobada el año pasado.

En las distintas intervenciones, se resaltó la urgente necesidad de convocar a un paro nacional con plan de lucha para frenar la política de ajuste del Gobierno. También se señaló el reclamo para que el 25% de la obra pública sea destinada a dar trabajo a las cooperativas, al igual que el 25% del compra social. Pero el hecho más relevante de la jornada, fue el anuncio de la constitución de una herramienta gremial que nuclee a las y los trabajadores precarizados que pertenecen a la distintos movimientos sociales. Se trata del Sindicato Único de Trabajadores de la Economía Popular. La propuesta, intenta sintetizar la representación del sector ante el Gobierno para fortalecer la resistencia y construir una agenda reivindicativa común.

Desde Venceremos, consideramos que son momentos de construir la más amplia unidad entre las y los trabajadores para derrotar el plan de ajuste y de reformas que busca implementar Cambiemos. A su vez, consideramos que un sindicato de las y los trabajadores precarizados debe conformarse bajo un modelo sindical clasista, en unidad entre las y los de abajo y sin lugar para alianzas con los patrones ni la burguesía. Un modelo sindical democrático, con protagonismo de sus trabajadores/as y con dirigentes que ganen lo mismo que cualquier trabajador y que estén dispuestos a vivir en las mismas condiciones, sin ningún privilegio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresá tu comentario
Por favor, ingresá tu nombre aquí