El paquete de reformas impulsadas por el gobierno de Cambiemos constituyen “un moño” para fin de año en materia de ajuste. Hambre para el pueblo es la consigna que manejan desde la Casa de Gobierno y el Congreso, sin que les tiemble el pulso a la hora de montar un operativo para reprimir y poder atropellar sin vergüenza los derechos del pueblo trabajador. Porque “lo orquestado”, como dice el Presidente, viene de su lado cuando al ritmo de la lluvia de balas de goma y gases lacrimógenos avanza sobre lxs que salimos a luchar.
Las jornadas del 14 y del 18 pusieron de manifiesto que la subjetividad de amplios sectores de la sociedad, contrariamente a los cálculos de los CEO´S está dispuesta a darle una lucha sin cuartel a los planes del ajuste. En ambas ocasiones se manifestó una actitud sumamente combativa que parece abrir una nueva etapa. Contra esta decidida acción, en el que las organizaciones de izquierda cumplieron un rol fundamental, se desplegaron fuertísimos operativos conjuntos de Gendarmería, Policía Federal, Policía de la Ciudad y Prefectura que marcan una escalada represiva por un lado y una continuidad en ciertos métodos, tales como las “cacerías” al comenzar las desconcentraciones. Entre ambas jornadas fueron 120 lxs detenidxs. También en este plano la respuesta de las organizaciones –en este caso antirrepresivas, encabezadas por la CORREPI- fue destacado.
Por todo lo anterior, el marco en el que se realizó el Informe de la Situación Represiva Nacional 2017 de CORREPI el pasado viernes 22, le dió una mayor relevancia. Sin ir más lejos, luego de décadas, se tuvo que pasar la fecha prevista (15 de diciembre) justamente por el mismo marco de movilización y represión posterior. Como ya es costumbre, el espacio elegido fue la Plaza de Mayo, a espaldas de la Casa Rosada. Este año, con la consigna “Contra el ajuste, la represión y el avance sobre nuestros derechos: ¡Fortalecer la unidad, organizar la lucha!”; el acto tuvo como primera instancia la lectura de un documento unitario firmado por decenas de organizaciones: Mónica Alegre (mamá de Luciano Arruga), Ismael Jalil (abogado de CORREPI y compañero de Venceremos), y tres detenidos de las recientes jornadas, tuvieron la palabra en el escenario.
Fue también en ese inicio, que Jalil hizo referencia a la estigmatización de los luchadores populares impulsada desde el gobierno nacional y los grandes medios. A modo de respuesta planteó que “Violentos son ellos que invocan la paz mientras profundizan la explotación y la opresión, nosotros, nosotras somos quienes nos alzamos contra las injusticias, las y los que vamos aprendiendo que la tarea es la unidad, esa que se grita y se construye en las calles codo a codo con la solidaridad de clase, que nos distingue y nos reclama luchar por un mundo sin miseria ni explotación ni represión”.
Ya a fines del 2016, desde CORREPI anunciaban que el nuevo gobierno había pegado un salto gigante: de una muerte por gatillo fácil o en represión cada 28 horas durante la gestión kirchnerista habíamos pasado a un caso cada 25 horas en menos de 11 meses. Hoy, con nuevos actores en el escenario represivo (como la flamante Policía de la Ciudad) y las políticas del gobierno de Mauricio Macri como garante de esa acción represiva, en 722 días de gobierno, el estado mató 725 personas.
Asimismo, se denunciaron los principales rasgos de la política represiva de la Alianza Cambiemos: criminalización de los sectores en lucha, espionaje e infiltración, “tercerización” de la represión, desaparecidos, militarización de los barrios, gatillo fácil y “absoluciones fáciles” para los asesinos de uniforme, torturas y asesinatos en cárceles, comisarías e institutos de menores; detenciones arbitrarias, hostigamiento y verdugueo; persecución y coerción a las disidencias sexuales; protocolos represivos.
Una política represiva que quedó totalmente de manifiesto con la desaparición y muerte de Santiago Maldonado en Chubut y el fusilamiento de Rafael Nahuel en Río Negro, ambos en el marco de la represión descarnada contra los pueblos originarios en lucha por la recuperación de su territorio.
Del acto formaron parte también delegaciones de las distintas regionales de la CORREPI, con una presencia destacada de Córdoba y referentes de distintos sectores del sindicalismo combativo, entre ellos Agustín Lecchi (Secretario de Organización del SiPreBa) quien denunció los ataques a los y las trabajadoras de prensa y nuestro compañero Hernán “Vasco” Izurrieta, quien señaló, en torno a las luchas contra las reformas que : “El pueblo demostró que no está derrotado, la clase trabajadora demostró que tiene las condiciones para enfrentarlos y también para crear las posibilidades reales de las victorias y tenemos que profundizar sin ningún tipo de duda ese camino de lucha”.
El cierre, estuvo a cargo de nuestra compañera, referente de CORREPI y de la Corriente de Izquierda Poder Popular, María del Carmen Verdú. Su intervención comenzó con una afirmación categórica: “Estamos acá porque no les tenemos miedo”. En ella se sintetiza el recorrido de la CORREPI durante estos más de veinte años, con total vigencia en las últimas semanas donde la organización estuvo presente no sólo en las movilizaciones del 14 y el 18, sino también jugando un rol protagónico en la defensa de lxs detenidxs y la publicación de las listas, en la vigilia de comisarías y en el pedido de su libertad frente de Comodoro Py.

En su intervención, Verdú planteo también, una tarea política de primer orden : “Desde el campo popular tenemos que entender que en esta etapa, para poder enfrentar como un solo puño el ajuste, la represión y el incremento de las formas de explotación del gobierno de Cambiemos que ha venido a intentar reestructurar de una vez y para siempre las relaciones de capital y trabajo en nuestro país, no tenemos otra herramienta que la unidad de acción en las calles y la solidaridad activa entre todos de los que participamos de las diferentes luchas”.
Luego de un diciembre que ardió y que encontró a lxs trabajadorxs unidxs en las calles, es necesario seguir redoblando los esfuerzos para ser miles y miles dispuestxs a enfrentar el ajuste y la represión

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresá tu comentario
Por favor, ingresá tu nombre aquí