Argentine Finance Secretary Luis Caputo gestures during a news conference in Buenos Aires, Argentina, February 29, 2016. Picture taken February 29, 2016. REUTERS/Marcos Brindicci

Una nueva filtración internacional de documentos promovida por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, en esta oportunidad del estudio Appleby -especializado en paraísos fiscales-, reveló que los ministros de Finanzas y Energía y Minería tienen aceitados vinculos con el circuito de empresas off shore que operan en Bermuda y las Islas Caimán.

En el caso de Aranguren, tuvo vínculo con las empresas Shell Western Supply and Trading Limited, una subsidiaria de Royal Dutch Shell PLC, y Sol Antilles y Guianas Limited, otra filial de la petrolera anglo-holandesa, que no estaban en su declaración jurada. No viene mal recordar tampoco que Shell es de las empresas más beneficiadas en la adjudicación de importación de gas desde la asunción de su ex CEO al frente del ministerio.

Pero peor aún es la situación de Luis Caputo, el ministro de finanzas que estuvo encargado de negociar el acuerdo con los fondos buitres. Entre 2009 y hasta que asumió en la gestión pública, en diciembre de 2015, “Caputo fue “manager” de Alto Global Fund, un “hedge fund” del conglomerado de Noctua dedicado a administrar inversiones de alto riesgo y alta rentabilidad en mercados emergentes”, es decir, ¡los fondos buitres que especulan con la deuda de los países emergentes!

Sin embargo, entre bueyes no hay cornadas. Nada de esto es una sorpresa para el presidente Macri, cuya familia ingresó al blanqueo de capitales impulsado por el gobierno y contaba con empresas off shore ella misma como reveló la filtración anterior de “Panamá Papers”. Por el contrario, Cambiemos es un gobierno de los agentes directos de los fondos buitres y los especuladores que vienen a garantizar sus ganancias mientras descargan un ajuste brutal sobre las espaldas de las y los trabajadores. La tan mediática “lucha contra la corrupción kirchnerista” es el artilugio de epoca para tapar el festival de negociados que está llevando adelante el capital financiero.

El pueblo será el encargado, con lucha y movilización, de dar vuelta la tortilla y que sean ellos los que paguen la crisis.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresá tu comentario
Por favor, ingresá tu nombre aquí